lunes, 12 de octubre de 2009

BERLIN, Alemania

Por Flavia Vanesa Scarso

BERLIN, una ciudad mágica, el la capital alemana, en la cuál conviven la historia con la vanguardia, muchas historias alberga ésta ciudad, se respira un aire lleno de misterio, que llava a su visitante a querer descubrir más, hay mucho escondido y oculto en sus calles, rincones y edificios, no apreciable a simple vista, para descubrir sus secretos hay que adentrarse en sus escondrijos, investigar un poco de historia, cada lugar está cargado de secretos ocultos y misterios. Su belleza es incomparable, en cada rincón hay algo que admirar, uno se va de ella con la sensación de no haber visto nada, con ganas de volver, de investigar, de saber mas....

Al llegar a la ciudad por el aeropuerto Schönefeld, el cuál es el  más cercano a ella (18 km.) podemos dirigirnos a ella en el tren RE4 ó RE5 que pasan cada media hora y también en el "Flughafen Berlin-Schönefeld" que es un autobús con conexión gratuita y pasa cada 10 minutos, para la Estación debemos tomar el nro. 59 y para llegar al centro de la ciudad "Alexaner Platz".
Una vez allí tenemos a disposición dos autobuses turísticos que tienen parada en los principales puntos de la ciudad el nro. 100 y el 200 que van desde el Zoo hasta Alexander Platz y tienen un costo de 5€

Podemos dividir la ciudad en tres zonas para visitar y así poder ver todo, podemos empezar a recorrerla por la zona de  Alexander Platz, apenar llegamos podemos admirar la hermosa torre de televisión "Fernsehturm", de una altura asombreosa y la cuál podemos admirar casi desde cualquier punto de la ciudad, cerca de allí tenemos la plaza principal en la cuál podemos apreciar "Neptunbrunnen" la famosa estatua de Neptuno y el singular "Weltzeituhr" el reloj con la hora mundial ideado y diseñado por nada menos que Albert Eintein, podemos pasear por la zona peatonal "Kurfürsterdam" llamada también "Ku'dam", donde podemos apreciar una serie de lugares donde comer, tomar un exquisito café con dulces del lugar y tiendas donde podemos comprar recuerdos.

Luego podemos visitar la zona de "Friedrichstrasse" donde tenemos la Isla de los museos en la cuál tenemos en Museo Egipcio, uno de los más completos en el mundo después del Louvre de París. Muy cerca de ahí tenemos "Postdamer Platz" el edificio de correos con una belleza singular y digno de admiración, un edificio totalmente moderno y de una arquitectura de vanguardia. Muy cerca tenemos la "Puerta de Brandergurgo" la cuél era una de las que dividía la ciudad en la época en la que existía el famoso "muro de Berlín" por la cuál al querer cruzarla murieron centenares de personas, hoy en día en un lugar para el recuerdo, cerca de ella se exponentrozos de "muro" y fotos antiguas, Simbolicamente al cruzarla puedes hacer que "sellen" o "visen" tu pasaporte, emulando una práctica que existía en esa época.
A la derecha de la puerta, tenemos en "Monumento al Olocausto" un monumento muy singular, que parece representar un cementerio, con formas de tumbas de diferentes tamaños, por las cuáles podemos pasearnos entre medio y perdernos en ellas como si fuera un laberinto, al estar ahí se siente una sensación espeluznante, al pensar que allí  existía antiguamente una fosa donde se apilaban cadaveres.
Siguiendo en la misma línea llegamos a "La Philarmonie" donde toca la famosa orquesta de Berlín.
Si caminamos desde la Perta de Brandemburgo en línea recta llegamos a la "Columna de la Victoria" y al Zoológico y al Sony Centre donde tenemos el laberinto de Cristal. A nuestra izquierda tendremos el Parlamento "Reichstag".
Y la tercera zona sería "Oranienburgertor" donde tenemos la sinagoga, el museo Judío y el Barrio Mitte donde encontramos los fmosos "Patios de Arrabal", patios internos de edificios antiguos donde encontramos bares bohemios, arte callejera y dentro de ellos parece que todo quedó igual, nos trasladamos a otras épocas y quedamos aislados del resto del mundo.

Cuando  nos hacercamos a la Puerta de Brandemburgo, notamos que aún quedan edificios destrozados por la guerra y que parece que han sido dejados allí para recordarnos "algo" de la historia que encierra la ciudad, aunque parece ser que sus habitantes han querido borrar casi todo, es increíble lo mederna que es la ciudad, una ciudad tirada abajo y reconstruida, para encontrar algo de historia en realidad debemos buscar mucho, aprendiendo a mirar donde menos nos imaginamos, ya que todo ha sido tapado con edificios y arte modernos, pero si aprendemos a mirar en los lugares menos pensado tenemos cosas que parecen estar escondidas pero están allí.
Frente a la entrada al Zoo, tenemos una antigua iglesia, llamada "La iglesia del recuerdo" ya que la misma ha sido bombardeada y ha quedado en pié, media destruida entre edificios modernos, solo para "recordarnos".
En cuanto al muro, solo quedan unos pocos trozos distribuidos por la ciudad, no a simple vista y camuflados entre casas, parques y arte urbana. Una curiosidad, para visitar la ciudad debemos estar provistos de un buen mapa, los puntos de interés no están bien señalizados y están en Alemán, la gente no habla inglés y además no son muy predispuestos a ayudar, así que a tener paciencia y sin apuro porque daremos muchas vueltas para encontrar lo que buscamos, pero a veces el mas digno de admiración lo que no sale en mapas ni guías turísticas, y no esperábamos encontrar, así que a dar rienda suelta a nuestro pies para que nos guíen por esta ciudad maravillosa y que tanto tiene para contarnos, si sabemos escuchar....

http://www.schmap.com/berlin/home/
http://www.visitberlin.de/
http://www.trivago.es/