viernes, 17 de julio de 2009

LISBOA, Portugal

Por Flavia Vanesa Scarso

Lisboa, es un lugar de ensueño, llena de colores, sabores y aromas, sus callecitas empinadas, y sus edificios antiguos, hacen que uno se traslade a otra época, allí parece haberse detenido el tiempo, cada rincón tiene algo nuevo por descubrir.

En Lisboa es imprescindible subirse a sus tranvías, ya que las callecitas en subida por ejemplo hacia el Castelo de Sao Jorge nos dejarían exaustos, éste es un lugar de visita obligatorio, en el Barrio de Alfama, desde él se puede ver la hermosa vista de la ciudad, es una fortaleza medieval, que vale la pena conocer.
En Lisboa hay muchos tranvías y también hay elevadores, distribuidos en diferentes puntos de la ciudad, como el elevador de Santa Justa en Bairro Alto.

En ésta ciudad lo mas importante es pasear por sus calle, observar a la gente y sus costumbres, los portugueses a diferencia de lo que se cree, son gente muy alegre, abierta y disponible. Caminar por sus calles y disfrutar de todo lo que se presenta, sus edificios tan coloridos, las antiguedades y artesanías.

Es típico ir a escuchar Fado, un canto muy popular que evoca melancolía, para ello hay muchos bares ambientados y donde se come comida autóctona, como po ejemplo podemos nombrar Adega Mesquita, Clube do Fado, A Severa o Adega Machado.


En los diferentes barrios de Lisboa podemos encontrar diferentes atractivos, tenemos por ejemplo el Bairro Alto, donde podemos encontrar el Elevador de Santa Gloria, la Igreja do Carmo y la Praça das Flores.


Luego tenemos la Baixa, donde encontramos la Praça dos Restauradores, la moderna Estacion do Rosío, Praça de Figueras y la Rua da portas de Santo Antao, donde encontramos innumerables restaurantes típicos en los que podemos comer a buen precio. También podemos encontrar el Elevador de Santa Justa, la Igreja Nossa Señora de Conceiçao Velha, unas antiguas excavaciones romanas, el Arco de Augusto y la Praça do Comercio que es la plaza principal y donde antiguamente era el centro comercial de Lisboa.


Luego tenemos el Chiado, otro barrio que vale la pena visitar donde encontramos una hermosa fachada de azulejos y el Café a Brasileira donde está la estatua a escala real de Fernando Pessoa, el conocido escritor portugués.

Otro Barrio importante es la Alfama, a los pies del Castelo de Sao Jorge y donde tenemos la catedral Sé Patriarcal, la Igreja de Santa Engracia, la Igreja de Santo Antonio y la Igreja de Santo Estevao. También encontramos el Largo Cahfariz do Dentro donde encontramos fuentes que son de agua de vertiente.

Finalmente tenemos el Bairro do Castelo en el que encontramos el Castelo de Sao Jorge y el mirador de Santa Lucia.

A lo largo del río Tajo es imperdible visitar el puente 25 de Abril en la estación de Sais do Sodre y del otro lado del puento tenemos en Cristo Rei.

Si disponemos de un poco mas de tiempo podemos ir a Belém, un barrio un poco mas alejado pero al cuál podemos acceder cómodamente desde la ciudad tomando el tranvía o autobús en la estación de Cais do Sodre y donde encontramos la hermosa Torre de Belem, que es una fortleza construida sobre la orilla del mar donde antiguamente funcionaba un faro para guiar a las embarcaciones que venían de otros continentes como America o Africa y donde también encontramos el majestuoso monumento a los conquistadores y el Monasterio de los Gerónimos.

Para movernos en Lisboa podemos comprar la Lisboa Card, que se adquiere en las oficinas de turismo a un precio muy bueno y con la que podemos acceder gratis al metro, tranvias, autobuses y trenes, 26 museos y Sintra, pagar la mitad en sitios de interes y obtener descuentos en restaurantes, hay de 24, 48 y 72 hs. y salen algo así como 13, 20 y 26 Euros.