domingo, 17 de enero de 2010

ROMA, Italia.

Por Flavia Vanesa Scarso

 Roma, cuando la nombramos estamos hablando de una gran historia, de un lugar único e inigualable, traemos a la memoria, recuerdos de un ayer lejano, de un pasado de películas que nos parece irreal, de olores, sabores colores carácterísticos, de un lugar que encierra muchos secretos aún no desvelados, cuna de sabios, grandes guerreros, personajes famosos, de hechos históricos, un lugar que sin duda quedará impregnado en nuestra memoria, en nuestra mente y en nuestro espíritu. Si sabemos verla y vivirla, una parte de nosotros quedará ahí, pasará a formar parte de su esencia, y dentro nuestro algo cambiará, no podemos dejar de sorprendernos por su grandeza, por lo majestusoso de sus  construcciones, por su belleza y por su misterio.

Roma tiene dos aeropuerotos, Fiumicino o Leonardo Da Vinci, situado a unos  25 km. de la ciudad, es el aeropuerto más grande de Roma, la estación del tren se encuentra dentro del mismo aeropuerto por lo que es muy cómodo. Hay dos líneas principales: una sin paradas intermedias (salidas cada 30 minutos) hasta la estación central de Termini y que tarda sólo media hora en llegar (última salida desde el aeropuerto a las 23.35, el billete cuesta 11 euros); y otra línea con varias paradas en estaciones de la ciudad aunque no tan céntricas como Termini (5 euros/billete).

Luego tenemos el aeropuerto de Ciampino es el más cercano a la ciudad pero está peor comunicado con ella. Es un aeropuerto pequeño en la zona sur-este de Roma, con una sola terminal. Cierra tras la llegada del último vuelo de la noche (hacia las 24.00) y abre para el embarque del primer vuelo de la mañana (a las 04.00). Hay autobuses directos Aeropuerto de Ciampino - Termini y Termini - Aeropuerto de Ciampino. (salen media hora depués de la llegada de los vuelos y por la mañana desde las 4.30).

Caminar por Roma es como estar caminando por un museo, sus plazas, sus fuentes, sus ruinas, su Coliseo que siglos atrás era testigo de luchas interminables por los entonces llamados gladiadores romanos. Pasear por sus calles, es pasear por miles de años de historia. Un placer para los cinco sentidos, y es que Roma es y ha sido cuna de grandes pintores, escultores, arquitectos, en la ciudad podremos disfrutar de obras de artistas tan conocidos como Miguel Ángel, Rafael, Tiziano, Caravaggio, Bernini.

Roma, la Ciudad Eterna, una ciudad por donde los siglos no han pasado, y por donde no resulta difícil imaginarse en otras épocas pasadas. La que fuese otrora capital del mundo, es hoy una ciudad que no ha perdido ni un ápice de su encanto clásico, una Roma donde tras cada esquina nos espera algo distinto y sorprendente, un arco de triunfo, una columna conmemorativa o los restos de un antiguo templo, y todo ello en el marco de una gran ciudad, moderna y única en sí misma: Roma

Roma es demasiado grande y tiene tantos escondrijos y lugares para descubrir que si lintásmos a todos no terminaríamos más, es por eso que vamos a nombrar algunos lugares, los más importanes sin los cuáles nuestra visita a la ciudad sería incompleta.

El Coliseo - Aunque sea solo desde fuera, el Coliseo hay que verlo. Es sin duda el elemento arquitectónico más representativo y conocido de Roma, y uno de los más espectaculares si no el más espectacular.

La Plaza y la Basílica de San Pedro - Pese a que las colas para entrar a la Basílica nos hagan dudar en principio de la conveniencia o no de entrar a la Basílica, la visita a la misma es imprescindible, y a buen seguro que no será una decisión a lamentar. Los Museos Vaticanos - Un Museo "tipo" Museo del Louvre, en el sentido que engloba arquitectura, escultura y pintura en un mismo recinto, y donde se encuentra una de las maravillas del mundo, la Capilla Sixtina de Miguel Angel.

 La Fontana de Trevi - Por ser la fuente más famosa del mundo, por su espectacularidad, por su belleza, porque querremos volver a Roma,  por todo ello la visita a la Fontana de Trevi es una visita imprescindible en Roma, y no olvidemos tirar nuestra monedita al agua si queremos volver a Roma, pues la leyenda cuenta que quién tire en la fuente una moneda volverá.

La zona conocida como El Foro Romano se encuentra a escasos metros del Coliseo, y comprende un gran número de de templos, villas, arcos conmemorativos y estanques, así como los edificios destinados a los actos públicos celebrados en Roma. La visita del Foro es totalmente obligada, y su visita puede durar tranquilamente dos o tres horas aún yendo a paso lígero sin prestar demasiada atención a cada elemento.

Cuando paseamos por el foro es imposible no imaginar como se vivía en aquella época, sin nos quedamos allí un momento a observarlo parece que el tiempo de haya detenido, podemos sentir sensaciones exrañas, hay una gran energía contenida en el lugar, y es de una belleza impresionante sin dejar de sorprendernos que después de tantos años todavía quede tanto en pié, gigantes columnas, arcos mazisos, edificios de una arquitectura admirable. A un costado de del foro encontramos el lugar donde estuvo preso San Pablo y la columna a la que estuvo atado.

La Capilla Sixtina es uno de los más importantes atractivos que esconde Roma, y es que sus frescos y sobretodo su impresionante bóveda no tienen igual en el mundo. El Vaticano es un estado independiente a pesar de lo que se pueda pensar al visitarlo, y es que el Vaticano se encuentra en pleno corazón de Roma, al este del centro, y sin duda es una referencia con mayúsculas entre los atractivos turísticos que podemos descubrir en la ciudad eterna.

La iglesia de Santa María la Mayor se encuentra muy cerquita de la estación Roma Términi, a pocos metros de la Plaza de la República, y rápidamente llama la atención por sus descomunales proporciones. El Castillo Sant'Angelo es un museo, el Museo Nazionale de Castel Sant'Angelo, y abre sus puertas a todos los que deseen visitarlo.Construido como un mausoleo en forma cilíndrica por el Emperador Adriano en el Río Tiber cerca de lo que ahora es el Vaticano, el Castillo Sant'Angelo (conocido también como Tumba de Adriano o Mausoleo de Adriano) se convirtió en una fortaleza militar en el siglo XIV.

La Boca de la Verdad, en italiano la Bocca della Verità, es uno de los elementos más característicos y turísticos de Roma. Incrustada en el muro del pórtico de la iglesia de Santa María in Cosmedin, se encuentra esta máscara romana de la que no se sabe muy bine su origen ni su utilidad.No obstante, su fama se la debe sobre todo a su leyenda. Y es que según la tradición, los mentirosos que metan la mano en su boca, serán mordidos por ella.

Y si nos queda algo de tiempo vale la pena visitar las Catacumbas, que son sitios antiguos donde se enterraban a los Cristianos y donde se encontraban para rezar secretamente . Las catacumbas romanas datan el siglo II , y generalmente venian construidas afuera de las muras de la ciudad.
Roma, sin duda es un lugar inigualable y que merece la pena ser conocido, sin prisa y con atención para decubrir todos sus recovecos y poder sentir esas sensaciones que nos transmite, decubrir su historia y sus enigmas, disfrutarla y por supuesto, no dejar de probar una rica pizza!
















http://www.viajararoma.com/
http://www.enroma.com/paraestar.htm
http://www.guiaderoma.es/
http://www.aboutroma.com/es/catacumbas-en-roma.html
http://www.castelsantangelo.com/index.asp
http://www.rome-tours.org/visitar-roma/boca-verdad.html
http://www.dondeviajar.es/ciudades/roma-religiosa-conoce-el-vaticano.html